Ideas Noticias

El amor al trabajo: ingrediente clave para el emprendimiento

¿Recuerda lo que usted respondía cuando era niño o niña, cuando sus padres le preguntaban que quería ser cuando grande? Algunos respondían cosas como “astronauta”, “científico”, u otra cosa que nos apasionaba cuando éramos pequeñuelos y a medida que fuimos creciendo, nos dimos cuenta que nos gustaban otras cosas. Pero en algún momento de nuestra vida tomamos alguna decisión que nos alejó de aquello que nos gustaba y estamos atascados en un trabajo que no es necesariamente aquello que nos apasiona. ¿Qué podemos hacer?

Muchas personas dedican tiempo a “hobbies” que tienen relación con algún tema que les apasiona. Personas que, después del trabajo, se visten de esa “identidad secreta” que sólo ellos conocen, y explotan facetas en las que realmente pueden ser increíbles trabajadores. Nunca sabremos si detrás de ese trabajador esforzado se esconde un hábil cocinero, de esa pareja que realiza alfajores artesanales por diversión,  un ingenioso carpintero, un comunicador o un escritor apasionado. Y en ocasiones el ajetreo del día a día convierten a esa persona en una identidad cada vez más secreta para el mundo exterior. ¿Y si pudiéramos convertir aquello que nos apasiona en nuestro proyecto de vida? Si usted pudiera elegir trabajar en aquello que más le agrada, ¿se atrevería a hacerlo? La verdad, no perdería nada en intentarlo. Y como dicen algunas personas, es mejor arrepentirse de haber hecho algo que de no haberlo hecho.

La principal ventaja de trabajar en algo que nos gusta es la dedicación y la calidad del trabajo que efectuamos. Ese concepto de productividad aún no se adopta en los modelos laborales tradicionales de algunas sociedades, sin embargo, el emprendimiento nos abre una gran puerta para desarrollar habilidades de negocio en combinación con nuestros conocimientos en ciertas materias.

Tomemos por ejemplo la cocina. Muchas personas cocinan por simple placer en sus hogares. El acceso a internet permite compartir experiencias, recetas y detalles que pueden convertir al amante de la cocina en un verdadero experto en preparaciones culinarias sin siquiera salir de casa, tan sólo como un simple pasatiempos. ¿podríamos construir un modelo de negocio en base a ese amor por la cocina? Y si fuera así, ¿no es cierto que esa pasión por la cocina nos llevaría a elaborar platos de excelente calidad para quien contrate nuestros servicios? Suena espectacular, ¿no es verdad?

Las ventajas de emprender con un catering son muchas. Entre otras, podemos destacar que es un negocio que podemos comenzar con un capital relativamente reducido, podemos empezar con experiencia al observar otros servicios de la misma clase (los emprendimientos de esta clase en general no dan abasto, por lo que es un buen nicho de negocios), y podemos rentabilizar nuestras habilidades rápidamente al ofrecer un menú atractivo, variado y cerca de nuestro hogar, trabajando en nuestra propia cocina. Si nos proponemos hacer comidas de excelente calidad, con materias primas seleccionadas, un amplio menú, una publicidad económica pero efectiva basada en distribución de folletos en el barrio, por ejemplo, un ágil servicio de distribución, empezando por los vecinos y conocidos como clientes, podremos crear una excelente fuente de ingresos desde casa donde podrán participar los distintos miembros de la familia.


¿Qué consideraciones básicas puede tomar en cuenta alguien que se proponga desenvolverse en este nicho de negocios? Si bien podemos enfocar el negocio de distintas maneras, en líneas generales debemos considerar: Tipos de clientes (colectividades, empresas y particulares), los métodos y servicios que ofrece la competencia (¿Podemos copiar o mejorar algún aspecto de empresas con más trayectoria en el rubro?), considerar los requisitos legales de la autoridad sanitaria competente a medida que nuestro negocio se vaya desarrollando, a fin de darle la formalidad que le corresponde al negocio, y de inspirar confianza en nuestros clientes.

Como hemos visto, el dedicar nuestros proyectos de emprendimiento a algo que nos apasiona nos permitirá brindar un servicio de primera calidad y generar una oportunidad de negocio rentable a mediano – largo plazo. Pero más importante aún que volvernos ricos, es que nos dedicaremos a algo que realmente nos gusta, más que por obligación, haremos el trabajo por verdadero amor al arte, por dedicación. En resumen, cuando veamos el fruto de nuestro esfuerzo y constancia no nos arrepentiremos por haber cambiado el rumbo de esa manera.

Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *