Ideas Noticias

3 claves para emprender

Cuando pensamos en emprender, se nos vienen a la cabeza una serie de frases e ideas que es común escuchar hoy día en la prensa, en diarios de economía y en alternativas de financiamiento relacionadas con el tema. Y si alguna vez hemos pensado en la idea de emprender y crear un negocio, hacemos bien en prestar atención a todo lo que tenga que ver con el desarrollo de algún proyecto de empresa. Quizás tengamos las habilidades necesarias para llevar a cabo una iniciativa, pero más importante aún es tener la actitud correcta. Si tenemos una disposición positiva y una actitud proactiva, tomaremos decisiones que, poco a poco, nos acerquen a cumplir el sueño de administrar nuestro propio negocio, disponer de nuestro propio horario y ser nosotros nuestros propios jefes.

¿Qué debemos tener en cuenta para emprender y para vencer el miedo de invertir en una iniciativa de negocio? Repasemos algunos consejos útiles que nos van a servir si tenemos el deseo de llevar a cabo algún proyecto que nos interese.

1º: Sea observador

Si deseamos comenzar un negocio, la capacidad de observar las necesidades de nuestro público objetivo es vital para concentrarnos en la respuesta a esa necesidad. Nuestro negocio rentará en la medida que sepa responder a dichas necesidades. ¿Qué producto o servicio deseo promover? ¿A qué grupo etario estará enfocado el servicio que quiero vender? ¿Qué es lo que espera el público de mi servicio o de mis productos? Ser observador nos permitirá conocer las respuestas a estas preguntas.

Tomemos como ejemplo el modelo de negocios de una panadería. Quizás hacer pan suene como lo más sencillo del mundo: Harina, levadura, agua, sal, manteca. Sin embargo, en su esquema de negocios debe considerar bastantes variables. ¿Dónde estará ubicada la panadería? Si es en una zona residencial, deberá considerar los horarios en los que tendrá pan fresco, o si puede incorporar otros productos a su oferta como por ejemplo masas dulces o tortas. ¿Y si está emplazada relativamente cerca de algún núcleo industrial importante? Si es así, podría considerar ofrecer sus productos en los horarios de entrada y salida de las plantas de producción, además de aprovechar los horarios de almuerzo de dichas fábricas para ofrecer colaciones y otros productos.

¿En qué horarios las personas del sector acostumbrar comprar el pan? ¿La población del sector es relativamente joven o pertenecen a un grupo etario de la tercera edad? Si fuera así, podríamos incorporar un servicio de despacho a domicilio, lo que ubicaría nuestro producto y nuestro servicio en una posición favorable con respecto a las otras panaderías.

Como vemos, la capacidad de observar y analizar las necesidades de nuestro público objetivo nos permitirá plantear una propuesta realmente atractiva para comenzar un emprendimiento.

2º: Sea adaptable

Quizás tengamos en nuestra mente la propuesta de negocio perfecta: Un rubro que nos apasiona, un producto que nos encanta y lo mejor de todo, conocemos a cabalidad todos los procesos relacionados con la producción de este bien o servicio. Quizás nuestro plan de negocios funcione relativamente bien, pero debemos preguntarnos: ¿Podríamos adaptar nuestra propuesta de negocio a las necesidades de otro público objetivo?

Tomemos como ejemplo el caso de Comercial Domínguez, una empresa familiar que se dedica hace más de 15 años a la fabricación de terrazas de madera para sus clientes, quienes en recurrentes ocasiones les solicitaban construir además un quincho en sus casas. “Faltaba un producto que fuera equivalente para departamentos. Ahí encontramos una oportunidad de negocio no explorada”, cuenta Eugenio Domínguez, gerente general. El proceso de adaptación implicaba además varios desafíos prácticos. “Lo que sabíamos de quinchos era que son estas estructuras con forma de H, fabricadas en cemento o ladrillo, que implican un trabajo súper sucio para la casa y tener maestros por dos meses trabajando. Entonces nos propusimos llegar a una solución limpia, rápida (instalada en no más de 20 días) y con terminaciones nunca antes vistas para un producto así”, nos comenta.

3º: Infórmese sobre los beneficios para los emprendedores

No caiga en el error de pensar que puede hacer todo por instinto. Si bien es verdad que hay que tener “ojo para los negocios”, sería un grave error pensar que podemos hacer todo por nuestra cuenta, sin ayuda. Y lo cierto es que hay una variada gama de opciones para fomentar proyectos de emprendimiento. Existen una serie de subsidios gubernamentales, proyectos CORFO y mecanismos de financiamientos que debemos considerar al momento de lanzarnos a la aventura de formar nuestra propia empresa. Además, si deseamos capacitarnos para llevar a cabo algún proyecto, o si deseamos adaptar nuestro negocio para seguir participando en un mercado cada vez más competitivo, existen variadas plataformas (privadas y estatales) que permitirán que nuestro proyecto crezca y se afiance.

En resumen, llevar a cabo nuestro proyecto de negocios no es un imposible. Todo lo contrario, si observamos con detenimiento, si nos adaptamos a las necesidades de nuestros clientes, y si aprovechamos las oportunidades de financiamiento y capacitación que hay disponibles, podremos poco a poco ir construyendo un futuro próspero del cual seremos nosotros mismos los diseñadores y arquitectos.

Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *