Eduardo Olmedo Prado, consejos emprendedores
Emprendimientos

Dudas habituales de quienes quieren comenzar a emprender

Comenzar un negocio no es algo fácil, pero tampoco es algo imposible. En Chile, muchos quieren dar el paso, pero no se atreven porque se llenan de cuestionamientos que les impiden avanzar. Eduardo Olmedo Prado, emprendedor y director de dos empresas en Chile, señala que “Es normal preguntarse muchas cosas al principio, pero también es importante arriesgarse y lanzarse con todo a desarrollar un emprendimiento”.

Según el estudio Global Entrepreneurship Monitor, Reporte Nacional de Chile 2018 de la Universidad del Desarrollo, Chile es el mejor país de la OCDE para desarrollar nuevas ideas de negocio y convertirlas en un emprendimiento. No obstante, según señala el emprendedor y director de dos empresas en Chile, Eduardo Olmedo Prado, el número de emprendedores en nuestro país podría ser aún mayor, pero hay muchas personas que se llenan de dudas y nunca inician con sus proyectos.

Obviamente, tener dudas es algo completamente normal. Sin embargo, si ese proceso se convierte en algo continuo que se va alargando en el tiempo, puede pasar a ser el principal problema que impide a varios cumplir el sueño de iniciar un negocio propio. En ese sentido, lo mejor es ir resolviendo las dudas lo más pronto posible, y si es que, van surgiendo más interrogantes, lo ideal es iniciar el emprendimiento y resolverlas en el camino.

¿Cuál es el capital indicado para iniciar con mi emprendimiento?

Quizás la duda más frecuente entre quienes quieren comenzar un negocio, es cuánto dinero necesitarán para iniciar con su proyecto. En este sentido, lo cierto es que no hay una respuesta única, ya que dependerá del caso a caso. Según explica Eduardo Olmedo Prado.

“Un negocio puede partir con inversiones muy pequeñas. Ya con $10.000 una persona puede comprar dulces al por mayor, venderlos y obtener utilidades para reinvertir. El capital inicial de un emprendimiento, dependerá de cada proyecto y de las ambiciones que tenga el emprendedor”.

─Eduardo Olmedo Prado.
Eduardo Olmedo Prado, experto en formación de equipos.

Respecto a esto último, si es que el emprendedor tiene planes más grandes y quiere crear, por ejemplo, una franquicia de productos cosméticos, tendrá que pensar en juntar una cantidad de dinero suficiente que le permita invertir en sus productos, su personal y sus tiendas físicas, para que luego, habiendo gastado todo el dinero destinado, sea capaz de tener las utilidades suficientes para pagar todo, pagarse un sueldo y tener de sobra para seguir invirtiendo.

Si tengo un trabajo, ¿debo dejarlo para dedicarme a mi negocio?

En este punto hay que ser bastante cuidadosos. Generalmente, en Chile la vía común de ingresos para la vida diaria son los trabajos remunerados. No obstante, en las redes y televisión se habla mucho de atreverse a emprender e independizarse, “convertirse en su propio jefe”, mencionan algunos. Esto es un incentivo claramente positivo, pero no significa dejar todo para enfocarse inmediatamente en un negocio.

Antes de tomar la importante decisión de abandonar un trabajo estable, es necesario tener un plan de negocios firme y un capital que permita al emprendedor poder solventar sus gastos personales y empresariales. Su emprendimiento pasará a ser su nuevo trabajo estable, por eso hay que tomar estas precauciones.

¿Tengo que tener un lugar físico para funcionar?

“Hoy con las redes sociales, la manera de hacer negocios cambió radicalmente”, afirma Eduardo Olmedo Prado, quien agrega que hoy en día no es necesario tener un local para poder instalar un negocio. Obviamente, todo dependerá del rubro que se escoja seguir, pero en la actualidad, es posible crear un emprendimiento virtual ocupando las bondades que entregan sitios como Facebook o Instagram.

Eso sí, no tener un local no significa no tener un lugar donde trabajar. Cada emprendedor, debe tener una central en donde funcionar, la cual puede ser un lugar de su casa acondicionado para eso, en donde tenga un computador y los elementos necesarios para llevar las cuentas de su negocio.

¿Qué pasa si nadie se interesa en mis servicios o productos?

Eduardo Olmedo Prado comenta que “antes de iniciar un negocio es necesario pensar muy bien de qué va a tratar y cuál será el plan de acción que seguirá”. En ese proceso de construcción de la idea, debe estar incluido el estimar quiénes serán el público objetivo del emprendimiento, aquellos posibles clientes que se interesarán en los productos o servicios que se ofrecerán. Si esto último no está incluido en este proceso de creación, es posible que el emprendimiento fracase.

Es por eso, que una de las mejores ideas para evitar esto es realizar sencillos estudios de mercado, en donde se puedan buscar las necesidades que aún no están cubiertas por los negocios que ya existan. Para partir, una buena forma es analizar al entorno familiar y personal del emprendedor.

¿Tengo que contratar a alguien para ayudarme?

Por último, no siempre es necesario contratar a alguien más al iniciar un emprendimiento. Todo dependerá del rubro que se escoja, pero por lo general, en un inicio, los emprendedores pueden correr solos, aunque una buena alternativa es crear sociedades de dos o más personas para correr de mejor forma con los gastos y crear nuevas ideas de negocio en conjunto. Como dice el dicho que recuerda el experto, “dos cabezas piensan mejor que una”.

Como hemos visto, existen varias dudas, inclusive muchas más de las que se abordaron. Sin embargo, en este sentido Eduardo Olmedo señala: “Es normal preguntarse muchas cosas al principio, pero también es importante arriesgarse y lanzarse con todo a desarrollar un emprendimiento. Es posible que te caigas, que falles en el camino, pero lo más importante es que sepas que no todo está perdido y es posible salir adelante, como me pasó a mí muchas veces”.

Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.