Ahorro en familia
Finanzas

El ahorro parte por casa: Hábitos financieros para aplicar en familia

El término “jefe del hogar” es algo pasado de moda. En el caso de las finanzas, hoy en día todos los miembros de la familia pueden aportar su granito de arena, desde los adultos que aportar el capital del hogar, hasta los niños y adolescentes que viven allí. En este sentido, a la hora de ahorrar, conversar acerca de este tema incluyendo a los más pequeños, puede ser una práctica muy sana y efectiva.

Uno de los elementos esenciales de las finanzas es analizar cómo se manejan los dineros que se gastan en una institución, empresa o una casa. En esta última, antiguamente se hablaba de que el “el jefe del hogar” es el que se encargaba de ordenar los gastos, pero hoy en día el asunto es muy distinto. Según las voces expertas, generar hábitos financieros en todo el grupo familiar, poniendo especial énfasis en los más pequeños, puede ser una práctica muy útil para sus vidas y la de todos en el hogar.

Teniendo en cuenta los niveles de deuda que existen en Chile, en donde una gran cantidad de ciudadanos deben pagar millonarias cuentas con bancos, tiendas y otras entidades financieras, educar a los niños de pequeños es una muy buena práctica que se puede realizar en familia.

Pero, ¿cómo realizar esto? Fácil, existen una serie de hábitos de ahorros que incluyen a toda la familia y que se pueden partir implementando desde ya, pon atención.

Elaborar un presupuesto familiar en conjunto

Para ejemplificar en todos los hábitos que se detallarán en este artículo, se utilizará una familia ficticia compuesta por dos padres y dos hijos, no importa su género. En cada familia, es importante poder establecer un presupuesto mensual de gastos comunes. Además de incluir los gastos básicos como alimentación, luz y agua, deben incluirse todos aquellos que no resultan indispensables, pero que algún integrante de la familia solicita.

Por ejemplo, uno de los padres podría necesitar arreglar el foco de su auto y el otro podría necesitar comprar un nuevo escritorio para su teletrabajo. Los hijos, en conjunto, podrían precisar de un nuevo televisor, ya que el que tenían se estropeó.

Sea cual sea el caso, todo este presupuesto debe ser discutido en familia, con el objetivo de que, en base al capital que se dispongan, se establezcan prioridades y otros elementos que pueden esperar.

Ahorrar para un objetivo en común

Con un presupuesto bien establecido, lo ideal es siempre dejar un monto para ahorrar como familia. No obstante, un incentivo para lograrlo es establecer una meta en común a lograr como familia en donde se ocupe ese dinero. Esto puede ser comprar algún implemento para el hogar, tales como un nuevo televisor, un refrigerador más moderno, remodelar alguna habitación, entre otras cosas. De igual forma, también se pueden destinar esos dineros a vacaciones y salidas enfocadas en el descanso.

Explicar a los hijos el porqué de estas acciones

Al realizar acciones como las que se han descrito anteriormente, no solo se logrará el cumplimiento de las metas económicas familiares, sino que también, los niños podrán ir aprendiendo a como ordenar sus finanzas personales. Esto puede ser de gran ayuda para los adolescentes, que generalmente a su edad empiezan a manejar algunas cantidades de dinero. Uno de los deberes como padres en la educación de sus hijos, es enseñarles a como cuidar de su dinero.

Explorar distintas maneras de guardar el dinero ahorrado

Guardar dinero ahorrado

Una de las formas más clásicas de ahorrar es a través de una alcancía. De hecho, hay muchas familias que tienen alguna puesta en un determinado lugar de la casa, en donde colocan diferentes montos que les sobran al realizar ciertas compras. Sin embargo, para los gastos más grandes que se gestionan en familia, es recomendable manejar alguna cuenta de ahorro en un banco o depositar el dinero en fondos mutuos estables. Con esto último, el dinero permanecerá seguro y se generará un porcentaje pequeño de ganancia a la vez.

Finanzas familiares pensando en proyecto de gran escala

Discutir qué clase de ahorro se hace en familia, puede ser positivo pensando en todo tipo de proyectos a futuro. Por ejemplo, cuando los hijos están mayores y próximos a terminar su educación escolar, es posible establecer una cuota de ahorro para la educación superior de ellos. Si no es este el caso, es posible también generar un ahorro mayor para cambiarse de casa o invertir como familia en algún negocio.

Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.